Emisora Jogoniando

Jogoniando… ando.

He recorrido el rincón de varias cocinas, en busca de comida, y  he llegado mucho más allá de un plato de comida, incluso saliendo sin comer pero, bien alimentado  en mi pensamiento, en mi espíritu.  Un alimento que hasta hoy día conservo, reflejado  en la paciencia y el conocimiento que me ayuda a seguir reconstruyendo sueños y haciendo una vida más posible para mí  y para quienes están a mi alrededor, para el mundo entero. Solo basto con dejarme seducir con lo que sucede alrededor del jogón. Bueno, y ahora la pregunta que llega a mi cabeza es, ¿Algún día, alguien llegará a una  casa en el campo y saldrá con el estomago vacio?… 



Una vieja sabía, (mi mamá) un día me dijo que cuando asistiera a eventos fuera de casa me hiciera amigo de los porteros y de las mujeres de la cocina; “ Así no tendrás problemas por entrar o salir de los lugares donde estés,  te irá bien con las comidas y aprenderás bastante”. Hoy han pasado más de 20 años desde que me dio ese sabio consejo y de veras que tenía mucha razón, creo que la mitad de lo que sé,  lo aprendí  JOGONIANDO, metiéndome al corazón de las actividades comunitarias, la cocina.

Mi mamá, conocida como “Doña Sixta” en algunos lugares de Piendamó, Cali, Bogotá y otros terrenos que ella recorrió, creo que, si supo lo que es la grandeza de andar Jogoniando, pues toda su vida la paso cocinando en fogones de leña y por ello  me dio sabios consejos, que a veces, no le hice caso, como lo hacemos todos aquellos hijos que iniciamos nuestro camino de rebeldía, contradiciendo a la mamá, al Papá, hermanos, profesores  y finalmente al sistema que nos domina, pero, no nos rendimos.

Desde que tengo uso de razón, o mejor desde que mi cabezota quiere recordar, se que las más grandes enseñanzas las recibí de mi mamá y de la familia alrededor del fogón. Para los indígenas especialmente los Nasa, al fogón se le conoce como Tulpa; Vale aclarar, que cada pueblo, cada cultura le denomina con su propio vocabulario de acuerdo a su realidad, a ese espacio, constituido por dos o tres piedras, donde se prende candela, y se prepara alimentos; Es una costumbre o ejercicio natural de las comunidades para aprender, analizar y construir el mundo a nuestra medida, claro que ya esa medida se nos salió de la mano y por ello lo estamos destruyendo. Pero, aquí estamos jogoniando para recuperar parte de nuestra cultura y mejorar esta existencia, entre todos los que se unan, y aún crean en un mundo realmente posible y justo para todos.