Emisora Jogoniando

Guardia Indígena Trabajando por la protección del pueblo.

Guardia indígena

Por siempre la humanidad ha estado en medio de conflictos, con la naturaleza para sobrevivir, con los demás para proteger sus derechos, por defender lo que cree le pertenece, por sentirse menos o más que los demás, en fin siempre ha sido un problema de convivencia.

Con el paso del tiempo el tener que compartir espacios con diferentes tipos de personas con diferentes gustos y diferentes formas de ver la vida, ha surgido la necesidad de organizarse y aprender cosas en conjunto para hacer que se pueda sobrevivir. Estados, con ejércitos, Gobiernos con policías y así hasta los pueblos indígenas han tenido que organizarse para defender sus derechos y su forma de  organización ha dado las opciones de organizar una fuerza humana de protección llamada GUARDIA INDÍGENA. 

 

Guardia indígena Guerreros milenarios en busca de una unidad familiar, social que conlleve a una mejor vida. En el siguiente vídeo se muestra un poco del tan grande trabajo que la guardia indígena viene realizando para proteger la vida de la humanidad, en este caso el ejercicio de protección y cuidado de la comunidad del resguardo indígena de san Lorenzo, en Río Sucio Caldas, con Héctor Fabio  Gañan, miembro activo dela Guardia indígena de Caldas.

Según El consejo regional indígena del Cauca CRIC, esta es la definición más acertada de lo que constituye la guardia indígena...

“La Guardia Indígena de los pueblos indígenas del Cauca, es un colectivo compuesto por niños, mujeres y adultos. Nuestro proceso de resistencia y pervivencia en nuestro territorio es el de la defensa de la vida y de la autonomía de los pueblos indígenas, enmarcados en el Plan de Vida y en respuesta a todos los factores de violencia que atentan contra el bienestar y la armonía de los niños, los jóvenes, los adultos y mayores: Basados en la ley de origen, el ejercicio del derecho propio y la Constitución Nacional Art. 7, 330 y 246.

La Guardia Indígena se concibe como organismo ancestral propio y como un instrumento de resistencia, unidad y autonomía en defensa del territorio y del plan de vida de las comunidades indígenas. No es una estructura policial, sino un mecanismo humanitario y de resistencia civil. Busca proteger y difundir su cultura ancestral y el ejercicio de derecho propio. Deriva su mandato de las propias asambleas, por lo que depende directamente de las autoridades indígenas. Surge para defenderse de todos los actores que agreden sus pueblos, pero solamente se defienden con su “chonta” o bastón de mando, lo cual le imprime un valor simbólico a la guardia.

La Guardia Indígena está en proceso de iniciar una formación permanente en temas como resistencia pacífica, legislación indígena, derechos humanos, estrategia y emergencias. Entre las labores humanitarias se cuentan la búsqueda de desaparecidos, liberación de personas secuestradas y detenidas, acompañamiento y apoyo permanente a los cabildos, traslado de heridos y primeros auxilios, seguridad y protección de las movilizaciones, marchas, congresos, asambleas permanentes, protección de los sitios sagrados, entre otras. Además, alertan a la comunidad con un eficaz sistema de comunicación, que permite avisar oportunamente sobre riesgos de bombardeo, masacre o quedar en medio del combate. El control territorial se refleja con retenes ubicados a la entrada y salida de los resguardos.

Los guardias no reciben remuneración alguna, es un esfuerzo voluntario y consciente en defensa de su cosmovisión y de la pluriculturalidad. Lo anterior muestra un proceso contundente y un mensaje político importante en cuanto que es un símbolo de cómo la sociedad pone de manifiesto su autonomía y la defensa de la Constitución de 1991. Además, esta experiencia resalta una actitud de neutralidad positiva como también un mensaje de paz para el país.” ver, Documento completo, en la pagina del CRIC.