Emisora Jogoniando

Categorías
Sin categoría

Unidos o Jodidos entre hermanos.

Municipalidad de Azogues, Ecuador.

A veces  encontramos  un poco confuso entender a las demás personas, o nosotros mismo decimos que no nos entendemos, porque somos así, porque yo no puedo ser como esa personas o como la gran mayoría actúa. Siempre tenemos el conflicto de querer y no poder ser iguales.  Todos queremos ser diferentes pero tratados de igual forma o al contrario. Todo eso depende de las circunstancias y las necesidades, y así en ese conflicto vivimos siempre.

la vida en cuarentena debe darnos esa oportunidad, o nosotros buscarla, para hacer las cosas que realmente nos hagan felices, y dejar de ver a los demás como el enemigo y la competencia, hay que ver es la oportunidad  de ser verdaderos humanos.

Naturalmente en el Parque, Municipalidad de Azogues Sur de  Ecuador.

A nivel de los grandes estudios  se dice que la especie humana  es un conjunto de individuos muy diferenciados del resto de formas animales, aunque también es posible encontrar variaciones en prácticamente todos los rasgos de estas. De hecho, que dos personas sean idénticas es la excepción, no la norma, y nunca lo son de forma pura; incluso entre gemelos monocigóticos, pequeñas mutaciones y variaciones en la expresión de genes y en el aprendizaje de conductas hacen que sean distinguibles.

En resumen por más parecidos que creamos o parezcamos ser a alguien siempre tenemos grandes diferencias, sobre todo las diferencias de personalidad que en cada uno se marcan de distintitas maneras. En el mundo de los derechos humanos se  habla siempre de  que somos humanos iguales en derechos pero, con diferencias en nuestra forma de ser y en nuestras necesidades.
Con relación al tema de derechos humanos lo podemos poner en un ejemplo muy práctico. Como humano yo tengo necesidades y derechos, igual que una persona que vive en la selva del pacifico colombiano en el departamento de choco.  No por esto las necesidades son las mismas y se pueden cubrir en igualdad de circunstancias. Yo en Bogotá requiero de  un medio de transporte, y el amigo chocoano también, la diferencia está en que yo requiero una bicicleta, y el estado debe proporcionarme las posibilidades de ciclo rutas y seguridad para poder a acceder a ese derecho. Mientras el amigo del choco, no le va a servir de nada una bicicleta y el estado no podrá construir una ciclo ruta en la selva, la persona del choco requiere mejor, de una lancha, la cual él puede conseguir con su trabajo y el estado garantizarle seguridad y la posibilidad de que  el rio esté en condiciones óptimas para transportarse o mejor aún la seguridad que el estado va a hacer llegar combustible al alcance de este tipo de personas, en este lugar. 
Las diferencias a grandes términos entre seres humanos radican en cosas básicas como, nuestra forma física, nuestra parte  emocional o de personalidad, la inteligencia y la identidad sexual. Ninguna de estas formas de representar nuestras diferencias hace que una persona sea más o sea menos que la otra. Simplemente son las cosas básicas que nos marcan las principales diferencias entre humanos.
Carnaval Andino de danzas y comparsas en Abancay Perú.
Que yo soy flaco, gordo, alto, bajo, color de piel, de ojos, forma de cabello, formas de hablar, nos dicen lo diferentes que somos pero, aun seguimos siendo personas con valores y con cualidades que nos mueven la vida , nos hacen tener sueños y luchar por ellos.
Ahora que nos une a las demás personas, que nos hace iguales. Realmente  podemos estar hablando de las características que b nos hacen  más comunes a otras personas, sin importar las diferencias físicas, psicológicas o formas de pensar.  Podemos pensar políticamente diferente a otros pero tener momentos y características que nos unen a otras personas. 
Generalmente cuando hablamos de cosas en común de las personas nos referimos más bien a esas cosas mentales, de sueños, e ilusiones, esas costumbre de vida que vamos adquiriendo con el tiempo, a lo que solemos llamar cultura. Esas cosas nos unen  a  esas otra personas en la diferencia de estados físicos o comportamientos por nuestras apariencias, nuestra s formas de ver la vida misma.
Río Bamba – Caja Bamba, Balda Lupaxí,  Providencia Panamericana.

Casa de madre y padre de Marcelo Wayna.; doña Pancha Coro Angel Chimbolema.
En Jogoniando nos une la cultura, o mejor el amor por ciertas cosas culturales de nuestra región o de nuestro mundo, nos sentimos unidos entre oyentes por el solo hecho de escuchar la misma radio virtual con la misma música y programación variada. Nos sentimos atraídos y creo que pocas veces nos sentamos a pensar que como será doña Gloria, o don José, o quien sea que sabemos está escuchando la radio. Pero, que es entonces lo que nos hace estar unidos. Desde aquí, desde Jogoniando creemos que es mucho más que el amor por la cultura. 
LA SEÑORA PANCHA CORO, EN BALDA LUPAXÍ.
Nos sentimos identificados, tenemos sueños parecidos y creemos que a través de este medio podemos lograr avanzar en la conquista de esos sueños. Queremos  sentirnos bien, ayudando a los demás, sentirnos útiles, y saber que mucho s de los que están cerca también están haciendo bien a los demás y logrando cosas importantes para uno ser feliz un poquito, pero, sobre todo en que estamos ayudando a construir un mundo más posible a todos, sin importar las diferencias que tenemos, apoyándonos en lo que nos une, alguno gustos musicales, de comida y costumbres de vida que nos acercan a esa meta que buscamos.

En esta época que está viviendo el mundo, o mejor que estamos viviendo, que nos une, que nos desune, que nos hace ser todos en uno, uno a para todos, nos queda preguntarnos ello y a la vez darnos esas respuestas. Con el ánimo de reflexionar miremos que estamos haciendo bien, que estamos haciendo mal, que nos falta, que nos sobra, pero, no con el ánimo de hacer más grande el abismo. Entonces hay que mirar que podemos hacer para saltarnos esos muros, esos barrancos que nos tienen aprisionados en barrotes más mentales que físicos. Es el momento de gritar menos, a pesar de que el encierro a veces nos vuelve un poco intolerantes, hay que ser más tiernos,  creativos, hablar, decir lo que queremos, sentimos, soñamos, que le puedo dar a los demás que no me cuesta nada a mí, pero, que si le hace falta a los demás, ejemplo, un abrazo, claro, cuando podamos y el miedo no los permita.
La música , la comida, el mecato, las buenas películas, la buena radio, como Jogoniando, deben ser motivos para estar unidos y ser grandes sin depender de lujos o cosas vanas que a veces solo el dinero nos da pero, suelen ser poco reales.

Categorías
Sin categoría

El buen vivir

Se dio inició a la primer temporada audiovisual de “El buen vivir” en el canal 13 de la ciudad de Bogotá.

buen vivir

Son tres capítulos iniciales que se programaron para ser emitidos los domingos 10, 17 y 24 de mayo de 2020, y cuando pase la cuarentena eterna del Corona virus, se iniciara el rodaje y posterior emisión de la segunda temporada.

Vamos a través de los audiovisuales a reflexionar como vemos, sentimos y coexistimos con la madre naturaleza, de pronto aquí encontramos  respuestas o aproximaciones a lo que significa el virus  del COVID 19, la sabiduría de los pueblos indígenas materializada en esta serie documental a la cual desde jogoniando.org, hacemos esta bonita invitación a verle cada domingo. O cuando deseen en la página oficial.

Pueden ver aquí el primer episodio con los tres capitulos de los pueblos Arhuaco, Barasano y Wiwa y otra gran cantidad de infirmaciòn a cerca del proyecto; CURANDO CON LOS ESPIRITUS

El Buen Vivir es un proyecto multiplataforma de la Comisión Nacional de Comunicación de los Pueblos Indígenas, CONCIP, con el apoyo de MinTIC, que invita a descubrir una parte de la inmensa riqueza cultural de nosotros, los pueblos originarios de Colombia. Queremos compartir nuestros modelos de solución a distintos problemas asociados a la modernidad. No se trata de un simple recetario sino de ideales y prácticas inspiradas por distintos enfoques de economía solidaria, soberanía alimentaria, derechos de la naturaleza, protección de la biodiversidad, defensa del territorio, b

uen gobierno, comunicación espiritual, resolución de conflictos y convivencia ciudadana en la diferencia cultural.

Presentamos una primera temporada de El Buen Vivir realizada conjuntamente por comunicadores indígenas colombianos que se han encontrado de manera excepcional para exponer la mirada de los pueblos Arhuaco, Barasano, Wiwa, U’wa, Guna Dule, Pastos, Way

uu, Kamëntšá, Murui Muina M+n+ka y Muinane. Podremos interactuar con sus territorios, acercarnos a sus tradiciones, aprender y compartir el lenguaje y las diversas facetas del pensamiento de estos pueblos por medio de una serie audiovisual de 9 cortos, 10 pódcast, 3 experiencias 360 y algunas expansiones digitales de cada pueblo.

 

Este proyecto se origina en la implementación de la Política Pública de Comunicación de y para los Pueblos Indígenas y su Plan de Televisión Indígena Unificado, con el espíritu de empezar a materializar una de las acciones del Programa de contenidos para la Soberanía Audiovisual Indígena. En este contexto, el Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, MinTIC, al comprometerse a materializar los acuerdos con los Pueblos Indígenas apoya la realización de El Buen Vivir en un trabajo aunado entre la CONCIP, el Canal Trece y la Fundación Natibo.

 

Aquí http://elbuenvivir.co/pueden ver más información sobre este producto, que más que  un producto es una manera de repensarse el mundo con la utilización de herramientas de la tecnología para dar a  conocer nuestros pensamientos, nuestras tradiciones, exploremos la vida nos da para ello y muchas cosas más, buenas y que no nos cuestan tanto.